lunes, 3 de noviembre de 2014

Prólogo- Alyssa

  Es difícil que alguien me entienda. Nadie más sabe lo que es estar en mi piel. Cuando era pequeña era todos más fácil, nadie se daba cuenta de lo que pasaba. Podía vivir tranquila sin tener ningún peso encima. Puede que muchos de vosotros penséis que sería estupendo dominar la magia o algún elemento, que sería muy divertido y cómodo; pero, ¿alguna vez os habríais parado a pensar qué ocurriría si tuvieseis esos poderes en la actualidad? Todas las personas que desean eso no saben lo que les ocurriría. Mi vida ha sido muy difícil y no va a dejar de serlo.

  Vivía en Nueva York, Estados Unidos. No recuerdo muchas cosas y tampoco es que quiera acordarme. Ocurrieron cosas malas. Sé que tenía una amiga; era la única que me comprendía. Quizás porque siendo muy pequeñas nos habían dado mucha responsabilidad. Pero durante aquel tiempo no lo sabía del todo. A veces ocurrían pequeñas cosas extrañas, inexplicables, pero eran cosas tan simples que pocas veces alguien se fijaba, yo no me daba cuenta de ello, al crecer pensé que era casualidad o cosa del destino, pero ahora sé que todas aquellas cosas las hacía yo. Yo hacía crecer flores todos los inviernos en mi ventana. Yo hacía que los árboles del colegio crecieran hasta meterse en nuestras ventanas. Que la primavera siempre se adelantase. Pasa desapercibido para cualquier persona, pero sé que todas esas cosas las hice yo.

  Era el día de mi cumpleaños. Cumplía siete años y paseaba con mi madre por Central Park. Era por la mañana y yo tomaba un helado. Me gustaban los helados de color arco iris porque decía que eran felices. Llegamos hasta el lago, era inmenso aunque no me acordaría de cómo llegar hasta allí. Nos sentamos en la hierba y miramos a los patos. Salimos del parque y me llevó por las calles de Nueva York hasta llegar a un lugar al que no había ido antes. Recuerdo la cara de mi madre diciéndome que ya era mayor y enseñándome un montón de escombros. Luego sé que me derrumbé y estuve llorando durante mucho tiempo. Por la noche me escapé y volvía a aquel lugar, salté todas las vallas y me quedé allí llorando. Lo siguiente que recuerdo es cuando gritaba a mi madre. Le preguntaba por qué me había llevado allí, por qué no me lo había soltado así; aunque sabía que toda esa rabia iba dirigida al destino, al destino que me había quitado a mi padre y a la guerra. Sé que los guardias de seguridad podían haberme sacado de allí pero ellos no se atrevían a acercárseme: detrás de mí estaba creciendo algo que se enroscaba alrededor de los pies de mi madre y poco a poco la inmovilizaba, además unas enredaderas estaban envolviendo los escombros y unas raíces estaban agrietando las aceras. Cuando me quise dar cuenta mi madre no se podía mover, yo no había querido eso. Pero sabía que eso lo había hecho yo. Y no recuerdo nada más. Al día siguiente vinieron hombres vestidos de negro y me encerraron en una habitación. Mi madre se quedó hablando con ellos. Yo en la habitación empecé a descubrir lo que podía hacer: jugueteaba con las plantas y las hacía crecer y dar flores. Después de mucho tiempo mi madre entró en mi habitación y comenzó a meter cosas en una maleta. Sabía que estaba enfadada y bastante asustada. No dije nada, no me atrevía. Después mi madre se me acercó con el semblante pálido.

  –Cariño. Nos vamos a ir.– Me acarició un lado de la cabeza, como siempre que me tenía que decir algún secreto– Pero no te preocupes, no te preocupes por lo de ayer. Todo se olvidará ¿vale? Coge tus cosas.

  Hice lo que me dijo. Y nos marchamos. Aunque más bien parecía una huida, sin embargo, mi madre nunca me dijo que huíamos del país. Pero con el tiempo fui descubriendo cosas de las que me di cuenta: como que mi padre murió en el atentado contra las torres Gemelas o que las vallas de la Zona 0 eran demasiado altas y difíciles de pasar como para que simplemente las trepara y por tanto algo de mis "poderes" me ayudó.

  El mundo siempre ha tenido miedo. Si hubiese vivido en el pasado y hubiesen descubierto mis poderes me habrían quemado por bruja. Ahora el mundo sigue temiendo. Se supone que soy una amenaza internacional o un monstruo o un espécimen no descubierto; solo que ahora no pueden matarme públicamente, me tendrían bajo cuarentena y experimentarían con migo hasta que alguien me matase y ya no existiera ninguna amenaza, luego condenarían al que me hubiese matado, pero en el fondo todo el mundo es lo que quería.


  Ahora vivo en Irlanda en una ciudad que se llama Golway. Puede que fuese el lugar más adecuado para esconderse. Pero aquí mi vida resulta más difícil ahora que sé lo que puedo hacer y que no puedo dejar que nadie lo sepa. No quiero volver a hacer que mi madre tenga que huir porque no sé cuánto puedo agradecerla lo que hizo por mí, pese que estuviese a punto de matarla. Sé que ella haría lo que fuera por protegerme, que me quiere. Aunque sé que en el fondo ella me teme y no puede olvidar lo que la hice.

16 comentarios:

  1. Me ha encantado :3 pero he quedado intrigada, espero que sigas con la historia :D me pregunto si Alyssa llega al campamento o por el contrario si vive su vida como semi-diosa sola
    Un beso!
    Pd: seguro que a todos en la iniciativa les va a encantar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustase.
      Espero que a los de la iniciativa les guste.

      Eliminar
  2. Hola!
    Me encanta la historia, está súper bien, y me ha dejado con la intriga! *3*
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gustase. Espero que puedas unirte a la iniciativa pronto ^.^

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho!! A ver como sigue :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero poder continuarla pronto. Gracias por pasarte.

      Eliminar
  4. Gracias por la historia y no pares de escribir que me he quedado con una espina en la garganta. Un beso.

    Felices lecturas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!
      Seguiré escribiendo y enviando cosas al campamento.

      Eliminar
  5. ¡Es muy bonito! ¡Espero que pronto podamos seguir disfrutando de las historias que creas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Encontraré tiempo para hacer otro texto pronto.

      Eliminar
  6. Hola!
    Te he nominado a los premios dardos porque tu blog me gusta mucho :3 aqui te dejo el link http://dulceagoniadelalectura.blogspot.com/2014/11/nominacion-premios-dardos.html
    Un besote!

    ResponderEliminar
  7. Hola!
    Te he nominado a los premios dardos porque tu blog me gusta mucho :3 aqui te dejo el link http://dulceagoniadelalectura.blogspot.com/2014/11/nominacion-premios-dardos.html
    Un besote!

    ResponderEliminar
  8. Ohh qué guay. He descubierto tu blog por Green Eyes, y después de ver el prólogo de esta historia, ¡me quedo! Claro que me quedo, jajaja, tengo curiosidad por saber qué pasa. Un beso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte, estoy encantada que te quedes.

      Eliminar
  9. Me habías dejado muy desconcertada, pero muy muy desconcertada, con lo de los escombros. Y tengo curiosidad. Admito que le metiste mucho misterio al principio, pero no entendí mucho jajaja si no llego a seguir leyendo me habría quedado pasmada.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leerlo. Sí es un poco confuso. Se necesita llegar hasta el final para enterarse.

      Eliminar